En el Día Mundial de la Hepatitis hacemos un llamado a la prevención | Clínica Sanatorio Alemán

En el Día Mundial de la Hepatitis hacemos un llamado a la prevención

En el Día Mundial de la Hepatitis hacemos un llamado a la prevención

En el día mundial de la hepatitis es importante destacar que se han hecho grandes avances en el conocimiento y la prevención de los distintos tipos de esta enfermedad.
“Están las hepatitis agudas por un lado y las crónicas por otro. Las hepatitis agudas son aquellas de inicio súbito, en que el paciente está previamente sano y donde la enfermedad es causada comúnmente por una infección viral por hepatitis A en que 1 de cada 1000 casos evoluciona en forma catastrófica, como hepatitis fulminante e importante causa de muerte. Es prevenible, puesto que hay vacuna para ello”, señala el doctor Franco Innocenti, cirujano, hepatólogo y trasplantólogo de CSA.
Agrega que “la hepatitis B es menos frecuente ya que, a diferencia de la A, que se transmite por vía oral o fecal, ésta se produce por el contacto con fluidos corporales, por transfusiones de sangre o por el uso de drogas endovenosas. También tiene vacuna y es prevenible, pero puede evolucionar en hepatitis crónica”.
Otra causa de la hepatitis aguda es por la ingesta de medicamentos o drogas sin prescripción médica o automedicadas, y que también son una causa de la enfermedad actualmente.
“En los casos de hepatitis crónica, la que tiene mayor prevalencia hoy en día sigue siendo la causada por la ingesta de alcohol, que es una droga y que produce un efecto tóxico a largo plazo provocando cirrosis hepática, la última fase de esta enfermedad”.
“Cabe destacar también que hay una hepatitis de causa metabólica, aquella del hígado graso, con inflamación, y que se asocia habitualmente a la diabetes o prediabetes, la obesidad y sobrepeso y el sedentarismo, son prevenibles en la medida en que corrijamos este ambiente que se asocia a esta condición”, explica el médico jefe de la Unidad de Trasplante de la Clínica.
También se registran algunos casos de hepatitis C, que son fundamentalmente hepatitis crónicas, aunque se registrado algunos casos raros de hepatitis aguda. La forma de prevenirla es parecida a la hepatitis B, pero no existe vacuna.

El mensaje del doctor Innocenti es que “tanto la hepatitis A como la hepatitis B pueden prevenirse, manteniendo la higiene de los alimentos, lavándose correctamente las manos y vacunándose. Y en la prevención de la hepatitis B y C hay que respetar las normas internacionales del manejo de fluidos corporales, tener sexo seguro y no compartir agujas en el uso de drogas endovenosas”.