Linkedin Instagram Facebook
Novedades Ver más en "Novedades" »

Pielectasia

La evaluación del tracto urinario  de los bebés comienza muy temprano durante el embarazo. La ecografía del primer trimestre se encarga de visualizar la vejiga fetal y riñones. Sin embargo, es durante el segundo y tercer trimestre que son posibles de diagnosticar malformaciones genéticas en esa zona. La más frecuente entre estas anomalías es la dilatación del tracto urinario, comúnmente denominada pielectasia renal.


Cuando se descubre una pielectasia, se vuelve indispensable realizar una ecografía detallada de la anatomía del feto y para descartar la presencia de patologías asociadas.

En los casos de mantenerse como hallazgo aislado, se debe realizar un seguimiento en el  segundo y tercer trimestre con el fin de verificar la evolución. La gran mayoría de los casos leves a moderados, se resuelve de manera espontánea. Si de lo contrario, es severa, se sugiere reevaluaciones cada cuatro semanas.

Todo recién nacido que durante el periodo antenatal, haya sido diagnosticado con dilatación de la vía urinaria, debe realizarse un ultrasonido renal, entre las 48 horas de su nacimiento y un mes de edad.