Linkedin Instagram Facebook
Novedades Ver más en "Novedades" »

Detección de malformaciones de útero

Aproximadamente un 6 a 7% de las mujeres poseen alguna malformación congénita de su útero. Naturalmente este porcentaje es mayor cuando hay antecedentes de los que se puede sospechar la expresión de esa malformación en la vida reproductiva de la mujer.  Por ejemplo, que no logre embarazarse, que haya tenido abortos recurrentes o partos prematuros inesperados. Esto quiere decir que la mala historia reproductiva, determina un riesgo mayor de que la paciente tenga una alteración en la formación de su útero.
Clásicamente, la anomalía uterina se ha buscado y detectado en base a un examen radiológico que se llama histerosalpingografía en el que se inyecta un medio de contraste y la paciente debe exponerse a rayos para hacer un diagnóstico de la morfología de su útero.

Sin embargo, hace muchos años, el ultrasonido tridimensional ha permitido entregar una información de una forma muy poco invasiva, sin exposición a rayos y tampoco requiriendo el uso de medios de contraste para hacer un diagnóstico muy preciso de la estructura del útero.

De similar manera que como se hace en el ultrasonido transvaginal tradicional, efectuado en la segunda fase del ciclo (es decir, antes de la menstruación, cuando el endometrio esté bien grande) se puede obtener un contraste adecuado para reconocer la normalidad del útero o, en el caso de existir una anormalidad, definirla.

Esto es muy importante porque hay diversas formas de la estructura del útero y todas ellas tienen una connotación distinta desde el punto de vista de su impacto reproductivo o de la necesidad de corrección quirúrgica. Algunas son muy frecuentes de ver y no tienen ninguna relevancia en la vida reproductiva de la mujer y otras son más infrecuentes y habitualmente requieren una corrección quirúrgica antes de la exposición a un embarazo.

De tal forma que es importante considerar esta herramienta diagnóstica por su simpleza, por estar accesible y por entregar una información muy precisa en relación a un órgano tan relevante a la capacidad reproductiva de la mujer como es su útero.