Linkedin Instagram Facebook
Novedades Ver más en "Novedades" »

Embarazos gemelares

Los embarazos múltiples han aumentado durante los últimos años. Es sin duda una hermosa experiencia para los padres, pero no está exenta de aprehensiones e incertidumbres. Es conocido por todos que estas gestaciones son más riesgosas y que requieren de mayor control para asegurarse de que los resultados sean los óptimos.


Sin embargo, no todos los gemelos están bajo las mismas condiciones en el vientre materno.

Gemelos Bicoriales

Esta gestación es aquella que se produce por la fecundación de dos óvulos distintos. Por tanto, los gemelos son diferentes genéticamente y físicamente tienen el parecido de cualquier hermano. Pueden ser del mismo o distinto sexo. Son los llamados “mellizos”.

Cada feto tiene su placenta, su bolsa amniótica y su saco coriónico. A veces, puede ocurrir que las dos placentas se fusionen si los dos blastocistos se implantan muy cerca.

El embarazo gemelar bicorial, se asocia con tasas más altas de complicaciones obstétricas, que incluyen parto prematuro espontáneo y restricción del crecimiento intrauterino. Ambas condiciones desempeñan un papel importante en el aumento de la morbilidad y mortalidad perinatal de los embarazos de gemelos. Por eso es que se recomienda monitorear minuciosamente el embarazo con:

Ecografía entre 11 – 14 semanas, que incluya doppler para riesgo de preeclampsia precoz, luego cada 4 semanas hasta 32 semanas
Desde aquí hasta el final del embarazo evaluación ultrasonográfica cada 2 semanas, que deberá incluir doppler si se evidencia retardo en crecimiento intrautero discordante.
 

Gemelos monocoriales

Los gemelos monocoriales (MC) son un tipo de gemelos muy poco frecuente. Monocorial significa que se alimentan de una misma placenta con dos cordones, uno unido a cada bebé.

Los gemelos MC tienen tasas de mortalidad perinatal que son entre 2 y 6 veces mayores que las de los bicoriales. La placenta de los embarazos MC presenta casi siempre anastomosis (conexiones) vasculares desequilibradas, las cuales pueden causar cambios de volumen sanguíneo significativos entre los gemelos, llevando a complicaciones como el síndrome de transfusión feto-fetal y restricción del crecimiento intrauterino selectivo.

Conocer la corionicidad (si es bicoreal o monocoreal) de un embarazo gemelar resulta fundamental, ya que se ha demostrado que es la única medida que mejora el pronóstico de los gemelos MC, para identificar oportunamente estas complicaciones. El momento ideal para realizarla es entre las 11 y 14 semanas.

El seguimiento de este tipo de embarazos, debe hacerse con mayor frecuencia,  en intervalos de 2 semanas y debe incluir control ecográfico constante.