Linkedin Instagram Facebook
Novedades Ver más en "Novedades" »

¿Cómo detectar defectos congénitos?

Una de las preocupaciones normales de los padres durante el embarazo, es saber cómo va a ser el curso y el devenir de la gestación. Afortunadamente, la gran mayoría de las veces todo sigue su rumbo normal y principalmente son buenas noticias. 


Los defectos congénitos afectan entre el 1 a 2 % de los embarazos. Es un porcentaje importante, pero afortunadamente, la gran mayoría de esos defectos, son menores (se definen así porque habitualmente no requieren manejo médico y no van a comprometer al individuo en su vida postnatal). Lamentablemente, un tercio de estos defectos van a requerir de alguna atención médica durante el primer año de vida o pueden hacer correr riego a la vida del futuro individuo.

Una pregunta recurrente es ¿cuándo es bueno estudiar al bebé para detectar los defectos congénitos? Lo cierto es que no existe una fórmula única que permita entregar toda la información en relación a lo que va a ocurrir con el desarrollo y estructura del bebé. La razón de eso es que hay miles de enfermedades descritas al momento de nacer y algunas de ellas, se manifiestan o se expresan en la vida posnatal.

En la estructura de trabajo del Centro de Ecografías AGB, se le comenta a las pacientes que si se hacen un estudio detallado del bebé entre las 11 y 14 semanas, en AGB se pueden detectar entre el 40 al 50% del total de defectos congénitos que pueden visualizarse durante la vida intrauterina.

Si posteriormente a eso, se le agrega la ecografía del segundo trimestre, se suma un 30 por ciento más de información en relación a la normalidad o detección de anormalidad. Y el ultrasonido del tercer trimestre añade un 15 por ciento extra. O sea, cada momento del embarazo tiene su relevancia y cada búsqueda en estos trimestres específicos, brinda información que, sumada, es la que permite entregar la tranquilidad a los padres.

Esto significa que no todos los defectos se pueden detectar prenatalmente. En las mejores manos hay entre un seis a un ocho por ciento de ellos que van a pasar absolutamente inadvertidos y que, incluso, pueden ser muy difíciles de catalogar postnatalmente.

Es necesario aclarar que la única forma de entender los cambios que ocurren en durante los nueve meses de gestación, es evaluar objetiva y detenidamente al bebé, en cada uno de los tres trimestres, para así agregar información hasta llegar al diagnóstico final de normalidad del bebé.