Hemodinamia en Sanatorio Alemán | Clínica Sanatorio Alemán

Hemodinamia en Sanatorio Alemán

Compartir

Entrevista doctor René Hameau, cardiólogo intervencionista

La hemodinamia es una subespecialidad dentro de la Cardiología que se dedica al diagnóstico y tratamiento de las enfermedades cardiacas de forma invasiva, es decir, trabajando dentro del mismo corazón, en arterias obstruidas o válvulas dañadas y que busca mejorar la calidad de vida del paciente.

Incidencia: Las enfermedades cardiovasculares, junto con el cáncer, son las más prevalentes y las principales causas de mortalidad en Chile.

Las principales enfermedades que se tratan:

El infarto agudo al miocardio, enfermedad coronaria más peligrosa, ocurre cuando las arterias del corazón se tapan. En este caso, podemos mediante un procedimiento específico destapar y restaurar el flujo de sangre en esa arteria obstruida.

Si un paciente está con infarto se trata de una urgencia vital y requiere intervención inmediata

A nivel estructural, existen válvulas del corazón que tienden a enfermarse con el tiempo.  A través de un procedimiento que no requiere abrir el pecho ni pabellón de alta complejidad, es posible reemplazar la válvula enferma y poner una válvula nueva, sin tener que operar de forma abierta al paciente.

No hay ninguna terapia que pueda reparar una válvula que con el tiempo se enfermó y dejó de funcionar bien, la única forma es reemplazarla.

 

Causas o factores de riesgo

Las causas de las enfermedades cardiacas son multifactoriales:

Los antecedentes familiares, sobre todo si uno tiene familiares directos, hermanos o padres que han tenido enfermedades cardiacas a temprana edad, antes de los 55 años, están más predispuestos a tener enfermedad coronaria.

Factores de riesgo cardiovasculares, que son las enfermedades que van a provocar que el colesterol que es dañino se vaya acumulando en las arterias y vaya con el tiempo obstruyéndola de forma progresiva.  Dentro de este grupo podemos mencionar

Pacientes hipertensos, que nunca han estado con la presión bien controlada.

Colesterol alto y que nunca se han tratado.

 Diabéticos cuyos niveles de azúcar no está bien controlado.

Pacientes fumadores que causan un daño a todo su corazón con el cigarro.

Lo importante es señalar que muchas veces el daño es silencioso y el paciente sólo se da cuenta al momento de infartarse. Por eso es tan necesaria la prevención.

Señales o signos de alerta ¿cuándo consultar?

Dolor al pecho:  paciente que no ha tenido nunca dolor y que estando en reposo o después de un esfuerzo intenso presentan un dolor opresivo en la mitad del pecho, habitualmente que se irradia hacia el lado izquierdo o hacía la mandíbula o espalda.

Muchas veces el episodio del dolor viene con mucha sudoración, náuseas y vómitos.

Existen pacientes que no tienen dolor tan intenso, pero tienen otros síntomas de cuidado:  cansando más allá de lo habitual, suben la escalera y sienten un malestar en el pecho o cansancio desproporcionado a la cantidad de esfuerzo. En este caso, si cada vez que hacen esfuerzo se les aprieta el pecho o presentan un cansancio excesivo, es un síntoma de sospecha de tener una arteria obstruida. En esos casos se realiza un estudio en pabellón de forma más electiva para evaluar el corazón del paciente.

En un infarto el factor más importante es qué tan rápido consulte la persona y qué tan rápido se logre destapar la arteria. Si se puede realizar dentro de la primera hora, probablemente ese corazón no va a quedar con ninguna secuela permanente.

Tecnología de última generación

Contamos con equipamiento de última generación para realizar procedimientos cardiológicos invasivos, incluyendo estudios con imágenes intracoronarias y evaluación funcional de las arterias enfermas.

Es importante recalcar que tanto el equipo de Cardiología como el equipamiento se encuentran disponibles en todo momento con cobertura las 24 horas del día y los 365 días del año

También recalcar que el equipo médico y clínico de Hemodinamia cuenta con formación de alto nivel y una amplia experiencia en este tipo de procedimientos.

Recomendaciones preventivas

Cambios en el estilo de vida, en la alimentación, mantener un peso adecuado, dejar de fumar y actividad física. Eso tiene más peso que muchos de los medicamentos que puede tomar el paciente.

Ante la sospecha de estos síntomas, el paciente debería acudir de inmediato a un servicio de Urgencia. Sí se consulta precozmente, menor será el daño en el corazón.

Pacientes que tienen un infarto agudo están cubiertos por el GES.


Compartir