Testimonio Myriam Sandoval | Clínica Sanatorio Alemán
Facebook
Instagram
Linkedin

Testimonio Myriam Sandoval

“Estoy muy agradecida de las personas que me atendieron”

“Son completamente profesionales, amables, definitivamente son la primera línea”

 

Myriam Sandoval Montero, 43 años, trabaja de administrativa en una ONG, vive en Temuco, es casada y tiene 3 hijas, una de 24, otra de 22 y la más pequeña de 9 años. 

 

“Todo comienza con una operación electiva de colecistectomía el día 30 de junio en el hospital de Pucón. Al momento de despertar de la anestesia me encuentro con que mi corazón no funciona de manera normal, y luego de que el anestesista aplicará lidocaína nuevamente hago un infarto y me logro recuperar”, recuerda Myriam.

 

 “Al otro día me dan el alta, llego a mi casa y vuelvo a sentirme mal, llegando a urgencia del hospital Hernán Henríquez de Temuco donde me vuelven a dar de alta el día jueves 02 de julio. El viernes 3 me siento mal otra vez, regreso, y estando hospitalizada en el box de urgencia deciden el día sábado activar un protocolo de emergencias y enviarme a un centro asistencial donde puedan hacerme una coronariografía.  Aquí es donde me trasladan al Sanatorio Alemán de Concepción, donde llego el 4 de julio alrededor de las 11:30 de la noche”, cuenta. 

 

 Myrian relata que cuando ingresa a la clínica estaba todo el personal esperándola, médicos y enfermeras, preguntándole cómo me sentía y que necesitaba “me internan entonces en la UCI, comenzando por los exámenes necesarios y el cardiólogo de turno acudió de inmediato para hacerme un ecocardiograma. Me diagnosticaron bloqueo completo de rama izquierda y el doctor Jorge Gajardo me realizó la coronariografía. Estuve dos días en la UCI y uno en la unidad de cuidados intermedios”.

 

 “Llegar sola en medio de una pandemia sin red de apoyo es fuerte, pero realmente el personal médico, enfermeras, personal de aseo fueron una gran contención para mí, siempre dispuestos a ayudar, preocupados de las necesidades de los enfermos. Son completamente profesionales, amables, definitivamente son la primera línea, están muy capacitados para atender de la mejor manera a los pacientes, independiente de la patología que uno tenga”, destaca Myriam.

 

 

“El día de mi alta, el lunes de 6 de julio,  mi esposo venía viajando y llegaba al aeropuerto a las 8 de la tarde y él era quien tenía que retirarme de la clínica, esperaron a que llegara y eso también fue de gran alivio para mí, siempre pensando en el bienestar del paciente”.

 

Myriam se encuentra hoy recuperándose en su casa en Temuco junto a su familia “estoy muy agradecida de las personas que me atendieron y mis felicitaciones a todo el personal del Sanatorio Alemán de Concepción”.