Testimonio Edgardo Machuca, paciente recuperado COVID-19 | Clínica Sanatorio Alemán

Testimonio Edgardo Machuca, paciente recuperado COVID-19

Compartir

 

“Mi consejo es no relajarse en las medidas de autocuidado y ser exagerados en el cumplimiento de las normas sanitarias”

Mi nombre es Edgardo Machuca Cid. Tengo 72 años, soy casado, tengo tres hijos, vivo con mi esposa y mi hija en Concepción. Me acompañan en forma permanente, mi hijo mayor y su familia que incluye tres nietos.

No tengo claridad de cómo y cuándo pude ser contagiado. Estuve en la UCI de adultos durante tres semanas y una en el servicio de medicina. 

Recibir la noticia de un PCR positivo fue muy difícil para mí y mi familia. Soy un paciente con varias enfermedades de base -hipertensión, diabetes, insuficiencia renal crónica y cardiopatía- por lo que el pronóstico no era muy auspicioso. La enfermedad es muy agresiva, difícil de soportar, los dolores, la falta de oxígeno, la soledad, hacen que el camino se haga cuesta arriba.  

Estoy muy agradecido de todo el personal de Clínica Sanatorio Alemán. Desde los médicos que con mucho profesionalismo buscaron la forma de ayudarme a repuntar y salvaron mi vida; los enfermeros, enfermeras y TENS, que con amabilidad y alegría me animaban para dar la batalla. Arriesgando su salud, me visitaban a menudo para proporcionarme lo que necesitaba: medicinas, ayudarme con el aseo personal e incluso a ver y hablar diariamente con mi familia a través de una videollamada.

 Agradezco al personal encargado del aseo y la alimentación, cuyo trabajo a veces es poco reconocido, pero su tarea es indispensable y fundamental cuando se trata de evitar nuevos contagios.

Gracias a todos ellos, hoy puedo estar nuevamente en casa, aún estoy débil, pero fortaleciéndome día a día. 

Espero que mi testimonio sirva de reconocimiento para todos y también un aliciente para que sigan cada día sirviendo con esperanza y alegría. 

Estamos en periodo de pandemia, el Covid- 19 es un virus altamente contagioso, nunca sabes dónde y cómo te puedes contagiar. Mi consejo es no relajarse en las medidas de autocuidado y ser exagerados en el cumplimiento de las normas sanitarias. Por mi parte, soy un bendecido y se me ha dado la posibilidad de recuperarme para motivarlos a ver el tiempo de encierro y poca actividad como una oportunidad para demostrarnos el cariño cuidándonos unos a otros.


Compartir