Nefrolitotomía Percutánea ¿En qué consiste? | Clínica Sanatorio Alemán

Nefrolitotomía Percutánea ¿En qué consiste?

Compartir

La nefrolitotomía percutánea es un procedimiento mínimamente invasivo y eficaz que se utiliza para extraer cálculos de gran tamaño ubicados en el riñón y que no se pueden eliminar por sí solos. En Clínica Sanatorio Alemán el equipo, liderado por los urólogos Carlos Bustamante y Eduardo Chaparro, realizó esta primera cirugía al riñón izquierdo en una paciente de 65 años.

“Es una intervención que se está haciendo en el sistema público, en el sistema privado hacía mucho tiempo que no se realizaba una cirugía de este tipo, por eso quisimos dar a conocerla, porque ya contamos en el Sanatorio con el equipo y la experiencia en la técnica quirúrgica”, señala el doctor Bustamante.

El doctor Chaparro explica que “la tecnología  ha avanzado bastante con el desarrollo de técnicas de mínima invasión, y en palabras simples lo que se hace en esta cirugía es un trayecto entre la piel y la vía urinaria a través del riñón , ese trayecto permite que nosotros accedamos al cálculo grande que se fragmenta,  se realiza  en un solo procedimiento  la mayoría de las veces, y en otras ocasiones, en más de un procedimiento  se puede dejar libre de cálculos al paciente  que en otros tiempos requerían de cirugía abierta, cirugía laparoscópica sobre la pelvis renal. El paciente queda con una incisión de 2 centímetros, con esta técnica se permite tratar una gran cantidad de cálculos de masa litiásica (cálculos de la vía urinaria superior)”.

“Hay otras alternativas, pero ésta es la menos invasiva y más eficaz. La definición del tratamiento depende mucho del cálculo que se tenga a la vista y eso es lo importante, que existe la posibilidad de resolver de varias formas la patología litiásica acá en el Sanatorio, porque existe el instrumental para hacerlo y así le damos solución a esta patología en los pacientes del área privada”, comenta el doctor Bustamante.

Complementa el doctor Chaparro señalando “el diagnóstico se hace de forma ambulatoria o a través de la urgencia, pueden consultar por dolor, por cuadros infecciosos y se diagnostica habitualmente con una imagen tomográfica, con el scanner podemos planificar algún tipo de técnica quirúrgica adecuada, cálculos mayores de 2 centímetros que están en la pelvis renal o un área del riñón son susceptibles de tratarse con esta técnica”.

En relación la sintomatología el doctor Chaparro explica que “estos cálculos grandes los pacientes ya están acostumbrados a tener malestar, habitualmente dan más síntomas cuando se infectan y ahí si hay dolor en la zona renal bien intenso, a veces la pesquisa es por otros exámenes, cuando uno hace ecografía por dolor de guatita o la presencia de sangre en la orina también”.

Sobre el procedimiento el doctor Bustamante indica que “ésta es una cirugía que está dentro de las mínimamente invasivas, el paciente llega estudiado con un Pielotac o un Urotac, donde se identifica claramente el cálculo y cuál es la ubicación con los diferentes órganos. Se contrasta la vía urinaria y ahí uno identifica la parte interior del riñón donde se va a puncionar, mediante esa punción se coloca una guía, que realiza un trayecto de la piel hasta el interior del riñón, realizado ese trayecto uno introduce un elemento llamado Nefroscopio, donde se visualiza el cálculo y mediante ese instrumento se introduce el elemento que lo fractura en pedazos más pequeños y después con una pinza uno va extrayendo estos pedacitos a través de este conducto. La cirugía dura aproximadamente 2 horas, y los riesgos posteriores, como en toda operación, están dados por la infección, no son frecuentes las complicaciones, pero es una cirugía que eventualmente puede tener algún tipo de complicación, por eso la hospitalización es de 3 días. La operación es para hombres y mujeres y es patología netamente urológica”.

Sobre la importancia de esta cirugía el doctor Bustamante recalca” creo que marca un precedente, y con un equipo local pudimos hacer la técnica sin ningún problema, yo creo que también para el resto del personal, ya que muchos de ellos no conocían esto, y se trabajó muy bien, con el equipo multidisciplinario que tiene el Sanatorio, el instrumental es totalmente adecuado y se puede hacer bien”.

El doctor Eduardo Chaparro comparte esta opinión y agrega “es una opción que le abre la posibilidad a los pacientes para que lo resuelvan acá, es una alternativa más a lo que tradicionalmente vemos en el sistema público y se puede hacer con seguridad porque está el equipo técnico, capacitado que ejecuta esta técnica y el Sanatorio tiene las instalaciones adecuadas para poder realizar esto”.

 


Compartir