Método hipopresivo Postparto: Con anatomía 2.0 | Clínica Sanatorio Alemán

Método hipopresivo Postparto: Con anatomía 2.0

El embarazo y los cambios que trae consigo dejan huellas en el cuerpo femenino. A los kilos demás y la flacidez se suma el deterioro del piso pélvico, que puede llegar a traducirse en incontinencia urinaria y prolapso vaginal. La recuperación asistida es lo más recomendable para evitar estos problemas.

Apenas el nuevo integrante de la familia y su ginecólogo lo permiten, las mujeres comienzan una verdadera carrera por intentar recuperar su antigua figura. Dieta y rutinas de ejercicios para algunas se convierten en una obsesión.
Sin embargo, Vanessa Mardones, kinesióloga y socia fundadora de Happy Mamy -centro especializado en Kinesiterapia en Embarazo y Postparto- advierte que la realización de esfuerzos sin una supervisión adecuada puede traer consecuencias negativas para la anatomía femenina.
.jpposparto1g
Ojo con el ejercicio
“La mayoría de los abdominales tradicionales elevan mucho la presión dentro del abdomen y no se recomiendan durante el periodo de posparto, pues el piso pélvico (estructura que apoya y sostiene órganos como la vejiga, el útero y el recto) está muy debilitado por el embarazo”, sostiene Mardones.
Además de dolores de espalda, el clásico ejercicio para tonificar el abdomen puede provocar disfunciones como es la incontinencia urinaria y en el caso de haber tenido un parto vaginal, prolapso genital, que consiste en el descenso de las paredes vaginales y de las vísceras contenidas en la pelvis como útero, la vejiga o el recto.
Esta situación fue detectada y estudiada en los 80 por Marcel Caufriez, fisioterapeuta belga, Doctor en Ciencias de la Motricidad y especialista en Rehabilitación, quien a través de su dedicación a la reeducación uro-ginecológica, desarrolló un procedimiento que no solo evita estas consecuencias, sino que también ayuda a fortalecer el piso pélvico y prevenir la aparición de estos problemas en el futuro: el método hipopresivo.
Solo 20 minutos
Vanessa Mardones, quien es instructora certificada en esta técnica, explica que este método consiste en ejercicios en base a distintas posturas, movimientos y respiración que provocan la disminución de presión en la cavidad torácica, abdominal y pélvica.
Su correcta ejecución no es nada fácil, sobre todo porque la mayoría de las mujeres no tiene conciencia de los músculos de su zona genital. De ahí que se recomiende su realización con la supervisión de un experto.
Se necesitan solo 20 a 30 minutos diarios para obtener resultados a corto plazo, pudiendo apreciar cambios notables a los dos meses. También pueden realizarse dos o tres veces a la semana, pero los resultados serán más lentos.
Este tipo de ejercicios puede comenzar a realizarse después de dos meses de un parto vaginal, y de tres en el caso de una cesárea cuya cicatriz esté óptima. Siempre con la autorización del médico, pues no está indicado para embarazadas, personas con tumores, problemas respiratorios e hipertensos.
Musculatura fortalecida
El método hipopresivo trae muchos beneficios. La tan ansiada tonificación de la faja abdominal y la reducción en el perímetro de la cintura son, sin duda, los más visibles. También disminuyen el dolor de espalda y corrigen la postura. Pero hay otros aún más importantes.
“La ejercitación del piso pélvico y el fortalecimiento de sus músculos, puede mejorar o prevenir la incontinencia urinaria, a la vez que optimiza la función sexual debido a la mayor irrigación sanguínea en la zona genital femenina”, afirma Mardones.
Por todo ello, la kinesióloga y especialista en embarazo y posparto, sugiere a las madres dejar de lado los clásicos abdominales que requieren de cientos de repeticiones y horas para poder ver los frutos de su esfuerzo, sin saber que además están provocando un daño importante a su anatomía.
RECUADRO:
Happy Mamy
Comenzó a funcionar el año 2010 luego que sus socias y kinesiólogas – Vanessa Mardones y Karol Aguirre, cursaran un posgrado en embarazo y posparto, donde surgió la inquietud de abordar problemas relacionados con ambos temas.
Hoy, Happy Mamy ofrece un servicio integral que incluye fitness prenatal y posnatal, preparación para el parto en pareja, talleres de nutrición y lactancia, tratamiento de dolor lumbopélvico, yoga prenatal, drenaje linfático y kinesiología estética, entre otros.
Además de kinesiólogas, el equipo humano está compuesto por una matrona y una nutricionista. Para facilitar el acceso a los tratamientos, se realiza atención a domicilio. Y también cuentan con una consulta ubicada en el cuarto piso de la Torre Av. Francesa de Clínica Sanatorio Alemán y sedes en Las Condes y Ñuñoa.
Puedes solicitar una hora a través de nuestro Call Center 41 279 6000 o realizar tus consultas a contacto@happymamy.cl.