«El doctor Heredia realizó un trabajo espectacular” | Clínica Sanatorio Alemán

«El doctor Heredia realizó un trabajo espectacular”

Compartir

Ángela Farfarello

La torsión de un tumor ovárico a las 33 semanas de embarazo precipitó una operación de urgencia sin precedente en la literatura médica. Felizmente, la intervención no trajo inconvenientes para el nacimiento de su hijo.

Intensos dolores en su vientre advirtieron a Ángela Farfarello que algo no andaba bien con el embarazo de su hijo Pedro Pablo. Eran alrededor de las 11 de la mañana del domingo 18 de septiembre cuando llegó a la Urgencia Gineco-Obstetra de Clínica Sanatorio Alemán (CSA) con 33 semanas de gestación.

En el lugar fue atendida por el ginecólogo Juan Francisco Stecher, quien luego de agotar todos los recursos logró dar con un diagnóstico certero: un quiste estaba estrangulando una de sus trompas uterinas y debido a su gran dimensión se confundía con la vejiga.

Dado el riesgo que esto suponía tanto para ella como para el niño que venía en camino, el equipo médico de CSA decidió operarla de urgencia, realizando una cirugía inédita en la literatura por lo avanzada de la gestación.

 

Voz de la experiencia

La compleja operación consistió en retirar el quiste a través de laparoscopía.

«Se realizó el mismo día, era feriado, los médicos trabajaron en equipo y lo hicieron bien”, relata Ángela destacando el alto compromiso del Dr. Stecher, quien llamó al doctor Fernando Heredia para que realizara la delicada intervención quirúrgica.

«Pudo haberme operado él, pero buscó a alguien más especializado en este tipo de operaciones y el Dr. Heredia hizo un trabajo espectacular”, destaca, comentando que rápidamente se preparó una pieza en la UCI para ella y el bebé en el caso que naciera prematuro.

 

Momentos de tensión

“Nosotros somos ingenieros, no médicos, por tanto era una situación bastante ajena y solo podíamos confiar”, señala el esposo de Ángela, Bruno Veyrer, quien difícilmente podrá olvidar ese domingo. Se llegó al diagnóstico tras casi seis horas, luego de lo cual la madre de sus hijos estuvo en pabellón hasta casi medianoche.

“Yo no quería operar, por ningún motivo, pues se ponía en peligro tanto a la mamá como a mi hijo. Era complicado, porque la operación implicaba anestesia y el riesgo que inevitablemente existe. Llamé al médico tratante, doctor Gustavo Sanhueza, y él me dijo que estuviera tranquilo, pues estaba en manos de muy buenos médicos”, recuerda Bruno.

Además, gran parte de la familia estaba ausente en esas fechas, por lo que él debió dividirse entre la situación de su esposa y el cuidado de su hijo Juan Cristóbal, de 2 años. Esto en una larga jornada donde Ángela llegó a la pieza la madrugada del lunes 19 de septiembre y fue dada de alta al día siguiente.

 

Calidez humana

Farfarello destaca la calidez humana del equipo del Servicio de Maternidad de Clínica Sanatorio Alemán, en especial de las matronas: «me gustaría destacar su servicio, fueron muy contenedoras en medio de todo lo que estaba ocurriendo”.

Pedro Pablo nació el 27 de octubre, luego de 38 semanas de gestación y sin inconvenientes. “Si no me hubiesen contado, no habría sabido lo importante que fue; para mí fue una operación más”, señala Ángela.

Hoy destaca que fue vital la intervención vía laparoscopía para lograr una recuperación muy rápida y para que su embarazo pudiera llegar a término sin problemas.

Finalmente, Bruno explica lo que aprendió de esta experiencia: “te queda la sensación de que sin salud no hay nada y te sientes muy vulnerable porque está tu familia en jaque. Esto te hace valorar mucho más el poder compartir con ellos el día a día. Afortunadamente, pese a lo riesgoso, no ocurrió nada”.

Ángela concluye: “No sé si hubiese contado la misma historia de no tener la posibilidad de acceder a estos especialistas que hicieron un gran trabajo”.

 

DESTACADOS

“Llamé al médico tratante, doctor Gustavo Sanhueza, y él me dijo que estuviera tranquilo, pues estaba en manos de muy buenos médicos”, recuerda Bruno.

Pedro Pablo nació el 27 de octubre, luego de 38 semanas de gestación y sin inconvenientes.

 


Compartir