Dr. Ricardo Funke A., paciente Covid-19 | Clínica Sanatorio Alemán

Dr. Ricardo Funke A., paciente Covid-19

“No tengo palabras para agradecer a todo el personal de la clínica”

“Yo teóricamente me contagié el 10 de marzo y comencé con los síntomas tres días después. El viernes de esa semana me aumentó la fiebre, así que fui al Sanatorio. Me hicieron un scanner donde salió que tenía neumonia bilateral. Ahí comencé 13 días de estadía en la Unidad de Tratamientos Intermedios y después 4 días en habitación del Servicio Médico Quirúrgico. 

La atención en la clínica fue maravillosa, de excelencia. Desde que llegué todo fue muy rápido para atenderme, para hacerme los exámenes, todos los procedimientos. Después para cuidarme, para alimentarme. Estuve a punto de caer en ventilación mecánica, porque mi función respiratoria en un momento cayó a niveles críticos… pero me salvé. 

No tengo palabras para expresar mi agradecimiento a todo el personal de la clínica, de los profesionales, paramédicos, auxiliares, camilleros, enfermeras, médicos, todos. En cada momento me dieron su apoyo, me sentí muy acompañado y protegido por ellos… nunca me sentí abandonado ahí, eso fue muy importante, al extremo de que no me quería ir a la habitación cuando me dieron de alta de la UTI. Eso pese a que en Cuidados Intensivos no sabes si es día o noche y cuentas los minutos y las horas tratando de sobrevivir. Sientes que te puedes morir en ese momento, tienes la sensación de muerte. Sólo pensaba en salir adelante y en que no me podía morir.

En ningún momento perdí la conciencia ni nada, pero en los primeros días no podía dormir. Sentía que si me dormía no iba a despertar, entonces me obligaba a mantenerme despierto. Al tercer día me dieron una pastilla y por suerte la toleré y pude descansar un poco.

Fue una experiencia que no se la deseo a nadie, porque es muy desagradable. Pero el trabajo del equipo del Sanatorio es maravilloso. Apretaba el timbre y llegaban altiro, frente a cualquier molestia. Entonces sabía que no estaba solo…

Siempre vi a todo el personal muy preocupado, tomando todos los resguardos de protección personal necesarios. Con sus botas, delantal, máscaras, guantes, todo. Era un show entrar a mi pieza, porque debían vestirse, después al salir dejar la ropa en unos tachos especiales… después otras personas iban a recoger esa ropa… Todos muy preocupados de eso.

Yo tengo 72 años, creo que reaccioné bien frente al virus, pero mi recuperación también fue gracias al cuidado que tuve en la clínica. Es un conjunto de cosas. Tengo los mejores recuerdos del excelente trato profesional y sobre todo, de lo  humano de todos los integrantes del equipo, a todo nivel. Fueron bálsamo para esta terrible experiencia. Son unos héroes a riesgo de contaminarse y enfermarse como sé que ha ocurrido. 

Gracias a Dios nunca fumé, siempre me preocupé de tener una condición física adecuada, con un peso adecuado a mi estatura. Hago gimnasia a lo menos 5 días a la semana. Tengo

 bicicleta estática en la casa que la usábamos harto con mi señora… siempre me preocupaba de mantenerme sano. 

Mi señora también se contagió, mi hijo, una nuera y dos nietos (a ellos les dio muy simple). Caímos 5 personas de la familia… Llevo casado 47 años mi esposa, ella es el pilar de mi casa, de mi vida. Estuvo con ventilación mecánica y afortunadamente salió de eso hace 5 días. 

Ya estoy en casa, mucho mejor, por dos semanas con cuarentena, pero sin tomar medicamentos, sin tomar paracetamol. Alimentándome adecuadamente y recuperando la musculatura perdida, fueron 5 kilos. Tuve que aprender a caminar de nuevo con la ayuda de los kinesiólogos del Sanatorio. 

Esta enfermedad ni siquiera ha llegado a su peack, vamos a estar muchos meses más enfermándonos y lo ideal es que no haya una tasa tan alta de incidencia para que los sistemas de salud no colapsen. Esto no ha terminado, está recién empezando, por eso hay que tomar todas las precauciones del caso. Lavarse mucho las manos, usar alcohol gel cuando sea estrictamente necesario (cuando no haya agua al alcance), evitar los contactos públicos y que las personas de edad se aíslen lo más posible, porque arriba de cierta edad esto tiene altísima letalidad”.