Disfrutar con precaución, Tips para unas vacaciones seguras | Clínica Sanatorio Alemán
Facebook
Instagram
Linkedin

Disfrutar con precaución, Tips para unas vacaciones seguras

Cuidarse de la exposición al sol, además de prevenir accidentes y picaduras de insectos, son algunos de los consejos a tener en cuenta durante esta temporada estival.

El buen tiempo y las altas temperaturas invitan a pasar un buen momento al aire libre y compartir en familia. Sin embargo, la imprudencia puede provocar que los contratiempos estén a la orden del día.

Para que nada arruine la diversión y el descanso, el Dr. Matías Novoa Espinosa, médico de Clínica Sanatorio Alemán (CSA), entrega importantes recomendaciones para visitar playas, campos o montañas.

  1. Usar protector solar

Durante la época estival, el bloqueador debe ser el protagonista. Para asegurar su protección, debe aplicarse entre 15 y 30 minutos antes de exponerse al sol, repetir el procedimiento cada dos horas y en la cantidad correcta. Esto es entre 6 a 9 cucharas de té, considerando una en la cara y cuello, una en el torso, una en la espalda y una en cada brazo y pierna.

El Dr. Novoa recomienda elegir productos de “amplio espectro” que entreguen protección contra los rayos UVA y UVB, que tengan una viscosidad más acuosa y que presenten una fácil adhesión.

Estas indicaciones son particularmente importantes en el caso de los niños, pues se estima que la mayor cantidad de radiación solar se acumula durante la infancia y adolescencia.

Las personas con pieles blancas o morenas claras también son más susceptibles al daño provocado por el sol, el que va desde una quemadura simple a envejecimiento prematuro, cáncer de piel e incluso el aumento en el riego de padecer de otros tipos de cáncer, explica el médico de CSA.

  1. No exponerse al sol

El profesional recomienda además evitar en lo posible las actividades al aire libre entre las 10.00 y 15.00 horas, periodo en que los rayos del sol son más fuertes.

De no ser posible, se debe considerar además como medidas de protección el uso de lentes, gorro y ropa adecuada, como telas con filtro UV y que cubran la máxima cantidad de piel. Y, por supuesto, permanecer a la sombra.

  1. Atención con las comidas

Los alimentos son el caldo de cultivo perfecto para el crecimiento de algunas bacterias, particularmente del estafilococo aureus, principal responsable de intoxicaciones alimentarias que provocan nauseas, vómitos, diarrea, calambres abdominales y que, en sus casos más severos, puede provocar deshidratación y obligar a concurrir hasta el Servicio de Urgencia.

Las malas prácticas en la cocina pueden también ser la causa de otras enfermedades, como la Hepatitis A y la disentería. En todos los casos, el Dr. Novoa sentencia que la prevención pasa por un correcto lavado de manos y manipulación de los alimentos, una cocción adecuada, mantener la cadena de frío y no dejar los alimentos al aire libre y expuestos a altas temperaturas por demasiado tiempo.

  1. Prevenir accidentes

Los niños nunca deben estar solos. El dicho “donde mis ojos te vean” cobra importancia sobre todo si el lugar escogido para vacacionar incluye playa, piscina o cualquier curso de agua. Y el Dr. Novoa va más allá: “ojalá que estén acompañados por un adulto que sepa de primeros auxilios”, afirma. Esto, porque en el caso de un accidente por inmersión los primeros minutos son vitales para evitar secuelas neurológicas.

Piqueros y bombitas también involucran riesgo. Un mal movimiento al entrar al agua o un golpe contra la piscina o alguna roca pueden provocar daño en la columna vertebral o en el tronco cerebral, el que puede derivar en una paraplejia o tetraplejia e incluso en la muerte.

  1. Ojo con los zancudos

Aunque la mayoría de las picaduras de zancudos y mosquitos son inofensivas, en algunos casos las habituales molestias como picazón, enrojecimiento e hinchazón en la zona pueden ir más allá.

En ciertas personas, y sobre todo en los más pequeños, puede producir una reacción alérgica y/o infectarse. En casos extremos puede desencadenar también un shock anafiláctico, situación en la que “la presión de la persona baja tanto que la irrigación a los órganos disminuye o se anula. En este caso se debe realizar tratamiento con oxígeno, adrenalina y corticoides en un centro asistencial”, explica el médico de CSA.

Por eso, el Dr. Novoa recomienda usar repelente de insectos que pueden ser aplicados a adultos y niños a partir de los 2 años y son capaces de proteger por 4 a 8 horas.

  1. Cuidado con avispas y abejas

En este caso, la recomendación es no llamar su atención. Esto se traduce en vestir ropa de colores oscuros o roja (los que más despiertan su interés son el blanco, el amarillo, el naranja y los tonos flúor), no usar perfume ni productos de higiene personal olorosos y evitar comer al aire libre en las horas más calurosas.

Pero si estos insectos ya se acercaron, el consejo es alejarse lentamente y no realizar movimientos bruscos, correr ni espantarlos con la mano, pues eso solo aumenta su agresividad. Si la picadura se produce, el veneno provocará hinchazón y enrojecimiento de la zona, acompañado de dolor. Los síntomas se extienden por un par de horas y pueden ser combatidos con agua fría e ibuprofeno o paracetamol.

Sin embargo, si se detecta otro signo no descrito, como inflamación de lengua y garganta, se debe acudir de inmediato al Servicio de Urgencia, pues se está ante una reacción alérgica que no tratada a tiempo puede provocar una asfixia.

  1. Precaución con las arañas

El verano es también la época en la que ocurren con más frecuencia las mordeduras de araña. En Chile existen dos ejemplares peligrosos: la araña de rincón y la del trigo. Ambas tienen venenos tan poderosos que incluso pueden provocar la muerte. Por eso, ante la sospecha del ataque de uno de estos insectos hay que trasladarse rápidamente a un centro asistencial.

La araña de rincón habita generalmente al interior de las casas, mientras que la araña del trigo – conocida también como viuda negra- vive en el campo, especialmente en zonas de cultivo.

Para evitar sus mortales mordeduras, en el primer caso se recomienda utilizar un insecticida apropiado, además de revisar y sacudir ropa y zapatos antes de ponérselos. Mientras que en el segundo no caminar con los pies descalzos y utilizar ropa que cubra la mayor cantidad de piel posible.

  1. Un buen botiquín

Estar preparados para las contingencias es lo ideal para pasar unas vacaciones sin preocupaciones. Por eso, el Dr. Novoa recomienda incluir un botiquín en la maleta.

Suero fisiológico, gasa o algodón estéril para curar heridas y reducir el riesgo de infección, sumado a antiinflamatorios y antihistamínicos para picaduras y alergias, además de paracetamol para el dolor, es lo básico que debe empacarse. Eso sí, el médico de CSA señala que antes de administrar cualquier medicamento se debe tener la certeza que no se es hipersensible a sus compuestos.

 

Dr. Matías Novoa Espinosa
Medicina Cirujano
Universidad de Concepción
Especialista en Actividad Física y Deportiva
Pontificia Universidad Católica de Chile