Clínica Sanatorio Alemán implementó protocolo de prevención de acoso y/o abuso sexual

Compartir

SE TRATA DEL PRIMER CENTRO DE SALUD PRIVADO EN LA REGIÓN EN APLICAR ESTAS MEDIDAS DE RESGUARDO PARA SUS PACIENTES Y PROFESIONALES.

“…La violencia contra la mujer es una ofensa en contra de su dignidad y es nuestra responsabilidad visibilizarla desde nuestro actuar en salud, así como prevenir la aparición de conductas de acoso en casos de denuncias de abusos nuestro ambiente clínico…”

Los casos de denuncias de abusos sexuales en las visitas a los profesionales de la salud, son cada vez más frecuentes. Esto se da en todas las áreas de la medicina, pero las pacientes gineco-obstétricas pueden sentirse más vulnerables, por razones obvias. Por este motivo, el Centro de Ecografías AGB de Clínica Sanatorio Alemán (CSA), en conjunto con la Unidad de Gestión de Personas de la clínica, implementaron un completo protocolo preventivo que permite disponer de un plan de acción en caso de que ocurra alguna situación de ese tipo. De esta manera,
se pretende resguardar la integridad de los pacientes y de los profesionales.

Esta medida será extensiva a toda la clínica de manera paulatina hasta cubrir la totalidad de los servicios, considerando áreas de hospitalización y ambulatorias. Loreto Zúñiga, Gerente
de Gestión de Personas de la Clínica, señala al respecto que “si bien no hemos tenido casos de este tipo, el protocolo permite evitar que se produzcan situaciones de esta naturaleza. Y en el
caso de que ocurra, nos permite seguir un conducto regular de cómo actuar”.

Dentro de las medidas consideradas están:

Frente a esto, el doctor Fernando Viñals, quien lidera el Centro de Ecografías AGB de CSA, señaló que el centro atiende a mujeres desde su desarrollo intrauterino hasta la adultez. “Las embarazadas nos confían el diagnóstico de la salud de su futura hija desde su concepción y seguimos vinculados al control del bienestar ginecológico de ambas por toda su vida. La violencia contra la mujer es una ofensa en contra de su dignidad y es nuestra responsabilidad visibilizarla desde nuestro actuar en salud, así como prevenir la aparición de conductas de acoso en nuestro ambiente clínico”.


Compartir