Arritmias cardiacas: Principales síntomas y tratamiento | Clínica Sanatorio Alemán

Arritmias cardiacas: Principales síntomas y tratamiento

Compartir

La arritmia es una alteración del ritmo normal del corazón o frecuencia cardiaca. El corazón puede latir muy rápido (taquiarritmia) o por el contrario demasiado lento (bradiarritimia).

 El doctor Armando Pérez, cardiólogo especialista en electrofisiología de Clínica Sanatorio Alemán, explica que “las taquiarritmias o taquicardias se pueden producir por distintos mecanismos, algunas de ellas post infarto, posterior a una cirugía cardiaca o cardiopatías congénitas, y otras se deben sencillamente a que existen focos dentro del corazón que disparan impulsos eléctricos y hacen que se genere una especie de corto circuito en el corazón y lo acelera, que es lo más frecuente”.

Sobre las señales indica que “las taquicardias son muy parecidas a los síntomas que tiene la gente cuando está ansiosa, porque se desencadenan en el cuerpo los mismos mecanismos que se generan con la ansiedad o el miedo y es que aumentan las pulsaciones, por eso el paciente siente el corazón acelerado. Normalmente las pulsaciones deben ir entre 60 y 100 latidos por minuto y una arritmia de este tipo suele estar en 160 latidos por minuto”.

“Un porcentaje muy alto de los pacientes que vienen a consulta previamente han ido al siquiatra o al sicólogo, porque le diagnostican crisis de pánico, ansiedad, incluso muchos están medicados porque el síntoma es muy similar y al final del camino se dan cuenta que el problema es una arritmia del corazón y que se puede tratar y muchas de ellas se pueden curar para siempre”, indica.

Por otro lado, el especialista señala que “las arritmias que se producen por enlentecimiento del corazón, la mayoría son producto del envejecimiento de los circuitos con que nacemos, estos microcircuitos pueden deteriorarse y la forma de manifestarse es que el corazón comienza a latir más lentamente, o incluso no latir, y la única forma de solucionarlas es colocando un marcapasos”.

“En este caso el principal síntoma de las braquicardias y más frecuente es el mareo o la pérdida de conciencia, producto del enlentecimiento de las pulsaciones, no sube sangre a la cabeza y la gente se desmaya, pierde el conocimiento, lo traen a urgencia, le toman un electro y tiene 20 latidos por minuto, eso es un ejemplo clásico”, comenta.

Y enfatiza “todo paciente que tenga palpitaciones y pierda la conciencia súbitamente debe acudir a urgencias”.

Diagnóstico y tratamiento

El doctor Pérez aclara que la arritmia no se puede prevenir porque los mecanismos que la generan son independientes, en la mayoría de los casos, al estilo de vida, que es una de las diferencias con las enfermedades cardiovasculares; y señala que para diagnosticar una arritmia el médico debe realizar un examen cardiaco y físico para controlar la presión arterial y el pulso del paciente.

Complementa indicando que “si son arritmias lentas e irreversibles por la edad, pueden ser corregida con un marcapasos. Cuando son arritmias rápidas, dependiendo del tipo, el primer abordaje es recetar fármacos, pero si el paciente persiste con los síntomas se debe hacer tratamiento semi invasivo, que para algunos casos es curativo, son cirugías que se hacen con micro punciones a través de las venas de las piernas, navegamos hacia el corazón y ahí localizamos el lugar dónde se origina.  En cualquier escenario el tratamiento invasivo de las arritmias es al menos el doble de eficaz que los medicamentos”.

“Mi principal recomendación es que los pacientes aprendan a tomarse el pulso, es una medida súper sencilla y el costo efectividad es alto. A todos los pacientes les enseño en la consulta”, recalca.

“En la Unidad de Hemodinamia contamos con una Unidad de Electrofisiología que se encarga de ver al paciente ambulatorio, del diagnóstico y tratamiento para la gran mayoría de arritmias que tiene la población”, concluye el especialista.


Compartir