Banco de Sangre

BANCO DE SANGRE DE CLÍNICA SANATORIO ALEMÁN
Clínica Sanatorio Alemán es el único centro de salud privada de la Región del Bío Bío en contar con el servicio de Banco de Sangre al interior del establecimiento, lo que permite dar una respuesta inmediata frente a cualquier necesidad de transfusión.
Con más de 20 años, este servicio tiene como misión dar soporte en la terapia transfusional a los pacientes ambulatorios y hospitalizados de Clínica Sanatorio Alemán, entre ellos quienes sufren patologías oncológicas. Asimismo, cuenta con un equipo profesional altamente capacitado y tecnología de punta para obtener y procesar la sangre de manera segura, rápida y oportuna.
Los profesionales de este centro de salud ponen énfasis en el cuidado de los pacientes por medio de una atención integral, centrada en la persona y en sus familias.
Seguridad en el proceso
Para llevar a cabo este procedimiento transfusional, se siguen estrictos programas de control relacionados con la selección del donante, procesos de laboratorio y mantención de los registros para identificar cada donación y cada unidad de sangre y sus componentes, lo que va en beneficio de los pacientes de pabellón y de las unidades críticas (UCI-UTI), entre otros.
Al servicio de la oncología
El servicio otorgado por el Banco de Sangre no sólo es imprescindible para cirugías y urgencias médicas. Leucemias, linfomas, anemias y aplasias medulares son algunas de las enfermedades que también requieren de transfusiones durante su tratamiento. De hecho, la mayor parte de la sangre donada en Clínica Sanatorio Alemán se utiliza en la atención de niños y adultos con cáncer que están en proceso de quimioterapia.
Tecnología exclusiva
El Banco de Sangre de CSA cuenta con la única máquina de aféresis de la región, equipo que permite separar los componentes de la sangre y extraer del donante sólo lo que se requiere, por ejemplo plaquetas (plaquetoferesis).
Esta máquina de aféresis también permite realizar tratamientos terapéuticos directamente a los pacientes a través de recambio plasmático (plasmaferesis) para depurar la sangre. Este procedimiento es indicado en casos de patologías como Guillen Barré, lupus eritematoso, macroglobulinemias y síndrome hemolítico urémico, entre otras, cuando los fármacos u otras alternativas no han tenido buenos resultados.
La terapia de recolección de leucocitos o glóbulos blancos, denominada leucoferesis, es otra de las opciones que ofrece el equipo de aféresis, que además puede ser trasladado para prestar servicios donde se requiera.