Primera paciente en las renovadas instalaciones de la UCI Pediátrica

El Servicio había estado funcionando en las dependencias de la Unidad de Paciente Crítico Adulto para poder continuar con las atenciones a los pequeños que así lo requerían.

Con tan solo 12 años Josefa Sepúlveda lleva nueve meses visitando constantemente la Uci Pediátrica de Clínica Sanatorio Alemán. Ella es una paciente emblemática de esta unidad y muy querida por todas las enfermeras, técnicos paramédicos y el personal en general del servicio. Pasa largas temporadas hospitalizada en este lugar por eso y por su gran carisma y dulzura, es que quienes trabajan en el servicio, la escogieron como la primera paciente instalarse en este renovado servicio.

El 23 de febrero de este año comenzó todo. “La Jose”, como le llama su mamá, vive en Los Ángeles con sus padres y su hermana de 15 años. Durante el verano recién pasado estaban visitando Concepción cuando esta pequeña comenzó a presentar fiebre, decaimiento y mucha sudoración. Como los síntomas persistieron, decidieron acudir a un especialista.

En primera instancia pensaron que se podía tratar de una apendicitis, pero cuando llegaron a una Clínica de la ciudad y obtuvieron los resultados de los exámenes, hubo un probable diagnóstico bastante más delicado de lo que pensaban.

En ese momento la mejor alternativa para ella era internarse en una Unidad de Paciente Crítico Pediátrico y, como ese centro de salud no contaba con ello, la trasladaron inmediatamente hasta Clínica Sanatorio Alemán.

“Desde el día en que llegamos y nos recibió el doctor de turno de la Uci Claudio Espinoza la atención fue excelente. Yo venía mal… hay partes que ni siquiera me acuerdo. Llegamos y a la Jose la conectaron al tiro con suero y transfusión de glóbulos rojos. Pasé toda la noche sentada en su cama. El doctor fue muchas veces a la habitación a preguntarme cómo estaba, me decía que descansara, que venían días complicados si es que se confirmaba el diagnóstico” contó la madre de Josefa, Alejandra Muñoz.

A los pocos días, con los resultados de los análisis, se ratificó que la pequeña Josefa padecía Leucemia Linfoblástica Aguda y con ello siguió un cambio rotundo en sus vidas. Alejandra día y noche acompaña a su “Jose”, siempre juntas para cuidarla en sus tratamientos de quimioterapia que comenzaron rápidamente…

“Nosotros estábamos sin entender nada de lo que nos decían, sin conocer la enfermedad, pero los médicos nos dieron mucha tranquilidad. Nos explicaron que hay diferentes tipos de leucemias y afortunadamente la de la Jose es la menos compleja”.

Aún quedan varios meses de terapia, pero Josefa se mantiene siempre fuerte y con mucho ánimo para enfrentar de la mejor manera su enfermedad. “Ella ve a la tía del banco de sangre y es feliz porque dice que ahí vienen sus glóbulos y sabe que con eso sus defensas van a subir y nos vamos a poder y pronto a la casa”…

Desde el primer día,  hasta ahora ha estado en muchas ocasiones internada y ya es muy conocida y querida por todos en la Uci Pediátrica. Por eso, una vez que se finalizó el proceso de reconstrucción de la unidad, el personal la quiso mimar permitiéndole escoger su habitación para someterse a  un nuevo período de procedimientos.

Entusiasta como siempre, Josefa manifestó al respecto que “esta nueva Uci está muy linda ahora tiene dibujos en las paredes… Yo elegí esta pieza porque me gusta la vista que tiene, ahora tiene más ventanas… mi doctor y las tías son muy amorosos, a veces me traen regalos y me dan permiso para ir a la estación de enfermería e imprimir mandalas y dibujos para pintar”.

Así como Josefa son muchos los niños que pasan varias temporadas recuperándose en la Uci Pediátrica de Clínica Sanatorio Alemán, por el compromiso con ellos es que se realizó su rápida reconstrucción y remodelación para entregar un mejor servicio y comodidad para los pequeños pacientes.