“Para mí, el Sanatorio significa cercanía y protección, un lugar donde te sientes cobijado”

Ronald Ruf Wilkomirsky, Gerente General Cámara de la Producción y del Comercio de Concepción.

Este penquista nacido en la ciudad hace 55 años, confiesa que desde pequeño siempre fue bastante accidentado y sus hijos han seguido el mismo camino, por lo que Clínica Sanatorio Alemán ha sido un respaldo fundamental para salir airosos de esos desagradables y dolorosos momentos. Tanto así que (por la recurrencia a la urgencia) “en la recepción de la clínica, nos conocían y comentaban lo grandes que estaban los niños… ya nos sentíamos como en casa”, confesó.

Los nacimientos y hospitalizaciones de sus hijos, tratamientos y cirugías para sus padres y atenciones médicas en general, siempre en Csa. Relató que sus progenitores tienen muy integrado que si les pasa algo, van al sanatorio “las personas mayores son de tradición. Ellos tienen su casa, su patio, su entorno, el centro de concepción y el Sanatorio Alemán”.

Contó que “el año 2015 y 2016 tuvimos una serie de eventos con ellos. Mi mamá se cayó y tuvo una fractura de pelvis y estuvo dos semanas hospitalizadas y salió muy bien. Ahí hubo un gran trabajo de las cuidadoras nocturnas porque ella tiene algunos problemas de memoria, entonces había que acompañarla las 24 horas”.

Por esos y hartos otros episodios vividos, reconoce sentirse profundamente agradecido porque la Clínica siempre ha estado ahí para ayudarlos. “Ahí entro en mi zona de seguridad, entonces uno dice: ya, vamos llegando al Sanatorio y es como ¡hay que rico! Ese nexo permanece, eso de que uno siente de que ahí se solucionan los problemas” concluyó.