“El mejor comienzo de la vida es con leche materna”

María Eliana Heldt, Matrona Coordinadora del Servicio de Neonatología de CSA

Entre el 01 y el 07 de agosto, se celebra la Semana Internacional de la Lactancia Materna en 120 países del mundo, conmemoración que fue instaurada por la Organización Mundial de la Salud y UNICEF hace 25 años.

La lactancia natural es considerada como el mejor alimento para los recién nacidos y le proporciona todos los nutrientes que necesita. La organización Mundial de la Salud (OMS) la recomienda como alimentación exclusiva hasta los seis meses de vida; a partir de entonces, se recomienda seguir con la lactancia materna hasta los 2 años, pero complementada adecuadamente con otros alimentos.

María Eliana Heldt, Matrona Coordinadora del Servicio de Neonatología de CSA, afirmó que son múltiples los beneficios que esta alimentación otorga al niño y a la madre, dentro de los que se encuentran:

“Todas las mamás pueden producir leche, sólo excepciones muy puntuales como por ejemplo aquellas que padecen cáncer de mamas” agregó la especialista.

En lo relativo a la cantidad de leche que puede producir una mujer, señaló que está ligada a la motivación de la madre, es decir, una mamá que está con temor y desmotivada, va a producir menos, pero una persona que positiva y con ganas, va a producir harta leche. A esto hay que sumarle la ingesta de líquido que se da naturalmente por la sed que produce el dar pecho.

El volumen también está relacionado con la estimulación que tenga la madre para producir. Lo ideal es que se ponga al recién nacido al pecho durante la primera hora de vida. Mientras más  succione el recién nacido, más leche va a tener la madre.

Los primeros tres a cuatro días se produce calostro y su cantidad es reducida, pero, según explicó Heldt, en ese tiempo el estómago de una guagua es del tamaño de una guinda y las gotitas de este alimento son muy beneficiosas para su nutrición.

 

Cuidados al amamantar

Muy distinto a lo que se creía antiguamente, las madres que están en periodo de lactancia, pueden ingerir todo tipo de alimentos sin problemas y no precisa de dietas especiales. Ningún alimento que coma la progenitora, producirá gases en su hijo.

Los únicos que pueden tener alguna repercusión en el proceso, son aquellos que pudiesen cambiar el sabor de la leche como es el caso de las coles, ajo, etc. Sin embargo, no hay ningún alimento prohibido ni obligatorio. Lo trascendental es mantener una dieta sana y equilibrada, sin consumo de alcohol ni tabaco y sin automedicarse.

 

Lactancia Materna en Clínica Sanatorio Alemán

Desde antes del nacimiento CSA promueve, fomenta y apoya la lactancia materna con la realización de charlas de maternidad. En ellas se motiva a las mamás a amamantar a sus hijos enseñándoles los beneficios y mostrándoles técnicas para hacerlo eficazmente.

Ya en el nacimiento, se suscita el contacto precoz. Éste consiste en poner inmediatamente en el pecho de la progenitora al bebé, lo que es fundamental para que la lactancia pueda instaurarse sin problemas.

Durante la estadía en la Clínica “las matronas estamos constantemente apoyando a las madres con técnicas de amamantamiento, resolviendo sus dudas y aprehensiones” dijo la matrona. Otro factor fundamental para el fortalecimiento y regulación de la lactancia materna es alojamiento conjunto madre e hijo que ofrece CSA, en el que las madres que así lo requieran, pueden solicitar que el recién nacido permanezca en la habitación junto a ella durante la noche.