Aumento en cirugías estéticas masculinas

 

Atrás quedaron los tiempos en que cirugía plástica era sinónimo de sexo femenino. Era común que sólo ellas entraran a pabellón a perfeccionar algún detalle de su cuerpo que no les acomodara. Y si ellos llegaban a decidirse a hacerlo, todo siempre debía ser bajo siete llaves, sin que nadie se enterase.  Hoy la realidad no puede estar más lejana a ello.

El Cirujano plástico de Clínica Sanatorio Alemán, Carlos Rojas Y., opinó al respecto que “los hombres le perdieron el miedo al pabellón. Como antes se operaban menos, los cirujanos estábamos menos entrenados para realizar cirugías masculinas, entonces la tasa de error era mayor”.  Pero como esta estadística tuvo un drástico aumento, las habilidades y técnicas de los profesionales en el área, se perfeccionaron hasta actualmente lograr excelentes resultados. 

 

Intervenciones más comunes

El Dr. Rojas señaló que son tres las principales cirugías a las que los hombres se someten con el objetivo de sentirse mejor y más cómodos con su cuerpo.

  1. Ginecomastia/Lipomastia: Se trata de una cirugía mucho más frecuente de lo que se podría pensar. Ya sea por crecimiento excesivo de las glándulas mamarias (ginecomastia) o por acumulación de grasa en las mamas masculinas (lipomastia), los hombres acuden al cirujano para quitarse esos excesos y poder nuevamente descubrirse el pecho principalmente en época de verano. Se trata de una cirugía que no es ni muy larga ni muy costosa y que soluciona el problema de raíz.
  1. Papada: No es extraño ver a personas con la piel del cuello suelta, pero a veces muy exagerada y no hay otra solución que intervenir. Las más recurridas son la lipoaspiración de la papada o una cirugía abierta en que se modifica esta zona, obteniendo muy buenos resultados.
  1. Párpados y ojeras: Muchas veces estas zonas revelan cansancio o la edad y para mejorarlas se necesita realizar una blefaroplastia… “Yo siempre digo, no te voy a dejar como un lolo de 20, pero vas a quedar como un viejo digno” contó el especialista.

 

En estas intervenciones se requiere un tiempo corto de reposo postoperatorio. La recuperación es de aproximadamente 8 a 10 días, por lo que el periodo de vacaciones es ideal para atreverse a realizarse ese anhelado cambio.

 

Eligiendo al especialista

Si bien las cirugías estéticas con bastante comunes y se hace cada vez más fácil acceder a ellas, el doctor Rojas advirtió que es necesario que las personas se aseguren de que el profesional que realice el procedimiento esté capacitado, saber cuántos pacientes ha operado antes y conocer los resultados. Y lo más importante es “averiguar si pertenece a la Sociedad Chilena de Cirugía Plástica, porque si no pertenece a ella, lo más probable es que no sea cirujano plástico”.

Agregó que “sé de gente que está haciendo procedimientos en consultas médicas con anestesia local. A mi consulta han llegado personas con verdaderos desastres producidos por profesionales no idóneos para realizar los procedimientos. Pasa más de lo que la gente cree” finalizó.