ARTÍCULOS DE INTERES



volver
Apendicitis, hernias inguinal y umbilical son las cirugías infantiles más frecuentes
A veces son los padres los que más sufren con estas intervenciones. Por esta razón lo recomendable es que mantengan la calma y confí­en en el equipo médico y en el respaldo que les brinda la Clínica.


Cuando los padres escuchan que deben operar a sus hijos, muchos reaccionan con gran angustia y ansiedad. Se llenan de dudas y temores, lo que resulta muy normal, pero es ahí donde el médico debe explicar detalles del procedimiento y aclarar cada pregunta que surge entre las mamás y papás. Las cirugías pediátricas son aquellas que se realizan a un niño desde el nacimiento, a los pocos años o cuando son adolescentes (hasta los 15 años). Muchas resultan de una consulta en el Servicio de Urgencia y otras, en cambio, pueden ser sugeridas por un especialista (programada o electiva).
 
El cirujano infantil Pablo Cordero Diez señala que en todo este escenario, los padres tienen un papel fundamental que cumplir, ya que son quienes dan la confianza necesaria a los pequeños para enfrentar la situación. De ahí la necesidad de que ellos controlen el exceso de nerviosismo y las aprensiones que son entendibles, pero que no se deben traspasar al paciente para que todo el proceso se realice de la mejor manera y sea lo menos traumático para ellos. “Lo ideal es que los médicos y los papás estén alineados y que le expliquen, de la manera más clara de acuerdo a su edad, en qué consiste su operación… Lo esencial es transmitirles tranquilidad y seguridad, de esa manera van a entrar sin miedo al Pabellón”.
 
Lo más común
 
El doctor Cordero explica que la apendicitis aguda, la hernia inguinal y la hernia umbilical constituyen más del 80 por ciento de las cirugías infantiles, “son lejos las más frecuentes”.
 
Apendicitis Aguda
 
Es la causa más frecuente de cirugía de urgencia. El apéndice cecal es una pequeña estructura que cuelga del ciego que está en la unión del intestino grueso y el delgado. Lo que sucede es que esta estructura se tapa, obstruyendo el drenaje del apéndice. La razón es desconocida.
 
Es un cuadro agudo, de comienzo brusco: “Son niños que están jugando normalmente y de repente comienzan con dolor abdominal que empieza alrededor del ombligo y que luego se traslada hacia el costado derecho. El dolor se puede acompañar de náuseas, vómitos, poca fiebre (37.8 a 38) y falta de apetito.
 
Procedimiento
 
El tiempo de evolución de una apendicitis aguda es variable y la inflamación se desarrolla en horas. (Es más rápida la evolución en pacientes de poca edad) –El cuadro es muy característico, por lo que no se hace difícil el diagnóstico, pero hay otras situaciones en las que no se presentan estos síntomas, no es tan claro, y por lo mismo hay que confirmar la sospecha con exámenes tales como exámenes de orina, sangre, PCR y ecografía…En casos más complejos -o cuando hay duda en el diagnóstico-, lo mejor es indicar un scanner. Una vez hecho el diagnóstico, el paciente es hospitalizado, parte con tratamiento antibiótico y se programa la cirugía una vez que haya completado el ayuno.
 
Posoperatorio
 
Cuando se trata de una apendicitis, sin que el apéndice se haya roto o perforado, en general los pacientes permanecen hospitalizados 24 a 48 horas. Por el contrario, si el apéndice se rompió y nos enfrentamos a una peritonitis, se necesita un tratamiento antibiótico endovenoso por algunos días, por lo que estos pacientes suelen permanecer en la clínica entre 5 y 7 días.
 
Después de la intervención -12 a 24 horas-, la persona ya está con realimentación y 48 horas después, con dieta liviana –que se extienda a la primera semana-. Luego de tres semanas, el niño o joven puede hacer vida normal. -No hay alteraciones posteriores en la calidad de vida del paciente.
 
¿Cuáles son los tipos de anestesia?
 
• Anestesia general: en este caso el niño va a estar “dormido”.
• Anestesia regional: se adormece una zona extensa del cuerpo.
• Anestesia local: se adormece una zona pequeña del cuerpo.
 
El miedo de los padres
 

El cirujano infantil Pablo Cordero señala que el principal miedo de los padres es la anestesia, pero comenta que “en ese tema se ha avanzado mucho y de hecho hay una visita preanestésica en la que los padres tienen la opción de hacer todas sus consultas y aclarar sus interrogantes con el especialista”. Operar a un niño hoy es algo muy seguro, “no podemos garantizar que no habrá riesgos, pero las posibilidades de que se presente un imprevisto son menores en l actualidad”.
 
Si los padres demuestran estar asustados, los niños lo percibirán. Por ello, es importante no llorar frente al menor antes o después de la cirugía. Si los adultos están tranquilos y relajados, lo más probable es que todo resulte más fácil y menos estresante para ambos.
 
Hernia Inguinal
 
• Patología electiva más frecuente.
• En niños es más frecuente que en niñas. La proporción es 8 niños por una niña.
• Durante el desarrollo en el útero, cuando desciende el testículo hay una comunicación entre el abdomen con la zona inguinal y/o escrotal. Tal comunicación se debería cerrar antes del nacimiento. Si esto no ocurre, se produce la hernia.
• La clínica habla de que se produce un aumento de volumen en la zona inguinal que se manifiesta con el llanto o con el esfuerzo y que se puede reducir o hacer desaparecer (reintroducir). Lo anterior sucede en la mayoría de los casos, pero en otros, la hernia se puede atascar y en tales situaciones pueden surgir complicaciones y daño en el segmento intestinal herniado, de ahí que lo ideal es programar la intervención lo antes posible.
• Normalmente se presenta al lado derecho, pero puede ser bilateral o manifestarse al lado izquierdo
 
Procedimiento: La cirugía se efectúa bajo anestesia general para hacer una pequeña incisión en la zona inguinal, a través de la cual se extirpa el saco herniario y se cierra el conducto que está abierto.
 
Posoperatorio: En la mayoría de los casos los niños pueden volver a su casa el mismo día de la intervención. Una vez que la hernia está cerrada, es muy improbable que reaparezca. En general, a las 12 y 24 horas por cirugía, el paciente está muy bien.
 
Hernia umbilical
 
• A diferencia de la hernia inguinal, se produce por un retraso en el cierre del anillo umbilical y se presenta con un aumento de volumen de dicha zona..
• Es muy frecuente, existe la posibilidad de que se cierre hasta los 4 y 5 años y si no cierra hay que considerar una conducta quirúrgica. Excepcionalmente se pueden complicar.
• Es una cirugía ambulatoria electiva, de posoperatorio breve y sin complicaciones.
 
• Procedimiento: Es una cirugía muy bien tolerada y con excelentes resultados cosméticos. Consiste en reparar el defecto bajo el ombligo, por donde asoma el intestino o grasa peritoneal. La cicatriz de la cirugía queda oculta en el mismo repliegue umbilical.
• Posoperatorio: Cirugía que sólo requiere de algunas horas de hospitalización posoperatoria.